Convertir una vivienda con muchas estancias y oscura en una casa luminosa donde el color blanco es el protagonista y la cocina, el centro de la actividad diaria. Ese era el reto al que se enfrentó el tándem formado por los arquitectos Carlos Balada y Carlos Bonet, del estudio Onside, a la hora de acometer la reforma integral de esta casa ubicada en el centro de la ciudad de València.

Con el color blanco como absoluto protagonista por deseo expreso de la propietaria, los interioristas optaron por aportar variedad cromática con las piezas de mobiliario como las escogidas del catálogo de Capdell.

Los taburetes de la colección Concord complementan la amplia cocina convertida en el centro neurálgico de la vivienda. El tapizado en color gris y su base en madera de haya encajan a la perfección en el estilo minimalista de toda la vivienda, de líneas rectas y colores fríos combinados con la calidez del suelo de madera.

En el comedor, el equipo de interiorismo ha escogido las sillas Moon Light también con el tapizado en color gris claro y la base de cuatro patas de madera de haya. Su respaldo curvo rompe con las líneas rectas del resto del mobiliario sin perder la armonía.

Piezas cálidas, atemporales y funcionales, con acabados lisos y tapizados en colores neutros para vestir las estancias comunes de una casa diseñada para disfrutar de la cocina y de la buena compañía.